UN CONCEPTO NUEVO DE RESTAURANTE

Allá por Mayo de 2015, empecé a ver obras en un céntrico local murciano, situado entre la Catedral y la Gran Vía, a escasos pasos de la parada de taxis.

Ya en septiembre de ese año, me llega mediante Facebook la invitación a “likear” la fan page del local que resultó ser un restaurante, con una forma de elaborar los alimentos que casi no se conocía en Murcia (cocina a baja temperatura), una carta que resultaba de lo más apetecible, y unos precios que parecían comprender que estábamos en crisis.

¡Hazte FAN de nuestra página de Facebook! 👍

Me puse a investigar acerca del concepto de “cocina a baja temperatura” y descubrí que era una técnica culinaria, consistente en emplear fuentes de calor de baja intensidad a los alimentos con el objeto de cocinarlos durante largos períodos de tiempo (varias decenas de horas en algunos casos). Los resultados culinarios se traducen en alimentos con unos sabores más intensos y unas texturas más suaves comparados con los métodos tradicionales de mayor temperatura y menor tiempo. Por lo general para esta técnica se utilizan temperaturas en el entorno de 65ºC pero siempre inferiores a 100 º (en nuestro restaurante, exactamente a 65 grados), esto hace que puedan llegar a cocinarse durante largos periodos de tiempo (incluso varios días como en el caso de las carnes rojas). La técnica fue desarrollada en los años setenta por Georges Pralus para el restaurante Troisgros y en la actualidad es empleada por numerosos chefs incluyendoMarc Veyrat Heston Blumenthal.

Unos días después me entero de que el arquitecto del proyecto es un viejo conocido mío, Javier Carranza, el cual me invita a la inauguración del restaurante pero muy a mi pesar he de declinar dicha invitación porque me iba a una boda a Madrid. No quería perder la oportunidad de probar este tipo de comida, por lo que acuerdo con él que a mi vuelta le cambio un paseo por el campo en uno de mis caballos por una cena en el citado local. Así, el miércoles 23 de septiembre de 2015, descubro al que se ha convertido en el “amor de mi vida”, que en la carta se hace llamar “secreto de Angus”. Se trata de una carne sabrosa, que se corta fácilmente, que se deshace en la boca y cuyo sabor es sencillamente indescriptible. Es un tipo de vaca muy “fina”, ideal para paladares exigentes. A la hora de tomarnos nota, la camarera me propone un sinfín de salsas que tienen para aderezar, y opto por probar la chimichurri.

 

Yo soy muy golosa, y el “momento postre” también fue muy interesante. Me decido por el “pronto-hecho”, que es una receta familiar de la casa, que en nada se asemeja a recetas probadas por mi hasta la fecha (los postres se sirven en unos envases de fácil manejo, cómodos de echar al bolso y culpables de algunos de mis kilos de más, ya que siempre que paso por la calle San Patricio no puedo evitar echarme un par de ellos al bolso)

Desde ese día de hace casi 2 años, 65 Grados se ha convertido en mi “restaurante de cabecera”, donde su carta no deja de sorprenderme, el trato es afable, y donde conocí el sistema “fast good”, que supone comida rica y de calidad a precio de restaurante de comida rápida. Cocina exquisita a precio de todos los bolsillos.

De visita por 65 Grados Madrid

Por la mañana hay desayunos variados, a mediodía menús gustosos y, salvo los domingos por la noche que cierra, es el lugar ideal para cenar en el centro de Murcia en un enclave privilegiado, en un local tranquilo, bonito y con WIFI.

65 Grados va subiendo como la espuma, ya no solo está en el centro de Murcia, sino que hace un par de meses abrió otro restaurante en Madrid en la Avenida de Brasil (que se está poniendo muy de moda) y muy pronto abrirá un puesto en el mercado de Santa Florentina en Cartagena. También disponen de tienda online donde se pueden comprar muchos de sus productos para que la gente que lo desee pueda terminarlos en casa de forma rápida y sencilla, ofreciendo una solución muy práctica a la hora de elaborar menús exquisitos para comidas o cenas de compromiso a buen precio.

Hola, mi nombre es Shelly Ramírez Pino y a partir de ahora y desde esta “ventana culinaria”, iré adentrándoos en el “sistema fast good”, las delicias de la comida a baja temperatura y el placer de comer bien.”

Saludos,

Shelly Ramírez Pino

Deja un comentario

- TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR -