MURCIA, QUÉ HERMOSA ERES

Aunque hayan pasado ya algunos años dede que pasé la “edad escolar”, sigo recibiendo Septiembre con ilusión, cual punto de “nuevo arranque” en mi vida, con proyectos, anhelos e ilusiones renovadas tras el descanso/parón/remojón veraniego.

Parece que mi enfoque de “nuevo curso” coincide con mi Murcia querida, ya que la ciudad nos recibe en fiestas durante el mes de septiembre. Inclusive 65 Grados dio el pistoletazo de salida a la temporada 2017/2018 abriendo nuevamente sus puertas el 29 de agosto (por si tenéis la más mínima duda, ya os aclaro yo que estaba ahí la primera, junto con unos compis de la tele, para acabar con las recién incorporadas previsiones de Angus, que acompañamos con un pulpo cocinado a baja temperatura, unos vinitos y unos cuantos postres caseros).

Ahora bien, ¿qué nos ofrece Murcia para que aquí la “vuelta al cole” sea tan especial?. Las fiestas comienzan con la salida de Nuestra Señora de la Fuensanta en romería hacia la ciudad de Murcia, ese mismo día ya se inauguran las atracciones de la feria ubicada en La Fica, la muestra de artesanía en el Paseo del Malecón, los huertos en esta misma ubicación (que son uno de los grandes atractivos de estas fiestas), consistentes en restaurantes estilo barraca que se montan para la ocasión, donde los comensales pueden degustar comida típica murciana. ¿Cuáles son los platos típicos de la huerta que atraen a tantísimos visitantes hasta el día que la Fuensanta retorna a su casa? Pongamos algunos ejemplos:

-El paparajote: postre que se hace con hojas de limonero recubiertas con una masa de harina y huevo, que se fríen y se espolvorean con azúcar en polvo y canela. Los introdujeron los árabes en Murcia.

Paparajotes murcianos

-El café de puchero: que nació como recurso de ingenio y necesidad cuando en el mercado no había tanta variedad de cafeteras. Es de malta, por lo que no excita y no interfiere con el sueño si se toma por la noche.

-El zarangollo: que consiste en un revuelto de huevo, elaborado con calabacín, cebolla y patata. Se sirve caliente.

-Patatas con ajo: rodajas asadas, aderezadas con alioli casero.

-Montaditos: hay de muchas clases, de salchicha, de longaniza, de morcilla, etc…

Como parece ser que la crisis está remitiendo, llega a ser una ardua tarea conseguir mesa si se va a “hora punta”, por lo que hay que ir tempranito, o dar una vuelta por El Malecón, pero a la hora de cenar mejor acercarse al centro y hacerlo en 65 Grados.

Durante todas las fiestas hay feria de atracciones, actuaciones musicales, paseos en barca por el río Segura, desfile y eventos de los Moros y Cristianos, etc… Podría estar de aquí a mañana enumerando la gran oferta de ocio que presenta nuestra ciudad estos días. Un hecho que no debe pasarse por alto es que este año, el 12 de septiembre a las 7 de la mañana, en la Catedral se celebró una misa despedida de Nuestra Señora de la Fuensanta que retornó en romería a su casa, con la particular compañía de la Virgen de los Peligros, coincidiendo con el 275 aniversario de que ésta retornó a su hornacina tras la conclusión del Puente Viejo.

Virgen de la Fuensanta en la Romería

Pasada la romería, se puede decir que vamos “volviendo a la normalidad”, pero hasta que no acaba la corrida de rejones el Domingo 17, Murcia sigue festiva. Y si vemos que nos ha sabido a poco, el sábado 23 de septiembre vendrá Raphael a llenar la plaza de toros y ponernos a todos a bailar al ritmo de “Mi Gran Noche”.

Está claro, la vuelta a la rutina en Murcia se hace de una manera inmejorable.

Shelly Ramírez Pino

Deja un comentario

- TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR -